Experiencias de ViajeFilantropia

Tomarte un año sabático: Cómo prepararte para irte al extranjero

Tomarte un año sabático: Cómo prepararte para irte al extranjero
Rate this post

año sabático
Independientemente de si eres un estudiante, un jefe o un empleado, los años sabáticos no tienen límite de edad y se están convirtiendo cada vez más en destinos extremadamente populares. Lo puedes llamar como quieras: año sabático, proyecto de voluntariado, un parón en tu carrera profesional… ¿Ya sabes de lo que se trata?

¿Quieres cambiar completamente tu vida o simplemente hacer algo distinto? Aquí te dejamos 4 preguntas que debes responderte para comenzar una experiencia de estas características y poder aprovecharla al máximo.

 

1. ¿Qué necesito para tomarme un año sabático?

conocer países en un año sabáticoFuente: Evan Clark

En un montón de blogs puedes encontrar una gran lista de falsas excusas que puedes ponerte para no comenzar un proyecto así. Estos son algunos ejemplos: la edad, el miedo a coger una enfermedad, la presión de la gente que te rodea, la falta de experiencia, la cantidad de papeles que tienes que presentar, el precio…

Pero vamos a pensar de forma positiva y constructiva: antes de centrarte en los contras, ¿qué tal si imaginas todo lo que podrías conseguir en un año fuera?

  • Tomarte el tiempo para tomarte un tiempo.
  • Ser útil para la sociedad y para el planeta.
  • Aprender y descubrir cosas que siempre te han interesado (otro idioma, una cultura diferente…).
  • Vivir lo que es tu pasión sin ningún tipo de compromiso.
  • Conocer países que te llaman la atención.

No quiero que esta lista sea infinita: cada persona es distinta y tiene sus sueños propios… Marie-France, de Save the Green, cuenta algo que me parece muy verídico y útil. Dice: “Un año sabático debe hacerte bien y traer cosas positivas a tu vida”.

Mi consejo: Para comenzar con tu proyecto, habla sobre él. Hace poco me han pedido ayuda: una madre joven estaba pidiendo consejo para elegir un destino para irse ella sola. Yo no la conocía, fue una amiga en común la que nos conectó y creo que ese fue el principio de una bonita amistad.

Si solo hubiera una pregunta a la que debieras responder, ésa sería: ¿Por qué lo hago? Empieza por preguntarte a ti mismo las razones y los objetivos que quieres conseguir en cada paso que des. Nadie puede responderlas por ti, tiene que salir de ti. Aunque la gente puede ayudarte contándote sus experiencias.

 

Tu red de contactos te permitirá conocer gente nueva y hablar con personas que han pasado por lo mismo que tú. Te recomiendo sin duda que te unas a alguno de los grupos sobre viajes en Facebook: sus miembros suelen ser bastante activos y te darán consejos amables. Para toda la gente de habla española, uno de los mejores es el siguiente: Viajar es Soñar Despierto.

 

2. ¿Debería planearlo absolutamente todo?

organizar tu viaje en tu año sabáticoFuente: Hope House Press

En verdad, hay dos formas diferentes de responder a esta pregunta:

SI: Es absolutamente necesario planear cada detalle con antelación porque tienes que anticiparte a muchas cosas como los procedimientos a seguir, el dinero, pensar en cómo vas a volver. Estaría mal perder el tiempo cuando estés fuera del país teniendo que encargarte de este tipo de cosas porque no lo has  hecho antes.

NO: No es absolutamente necesario oranizar cada mínimo detalle con antelación. Para Camile, autora de L’Oiseau Rose, “cuando estás preparado para irte de voluntario, lo sientes así” y “cuando estás en camino, encontrarás todas las respuestas que estabas buscando”. Para ella, “la parte más complicada es tomar la decisión de ir”.

 

¿Y tú? ¿Qué piensas sobre planearlo todo?

Mi consejo: Creo que lo más importante es que le veas una perspectiva más amplia. Puedes plantearte ciertos objetivos, pero ser flexible respecto a ellos en cada paso que des. Amandine, del blog Un Sac sur le Dos, dice “Nada pasó como lo habíamos planeado, pero eso era lo que habíamos planeado”. Hablando con gente local o con otros viajeros a lo mejor cambia tu forma de ver las cosas sobre un actividad o algún sitio al que quieres ir. Sería muy triste que te lo perdieras, ¿verdad?

Al mismo tiempo, buscar información por adelantado te permitirá tomar decisiones de manera más informada y responsable. Por ejemplo: cuál es la mejor época para ir, qué compañías llevan a cabo turismo sostenible, entre otras preguntas. El consejo de Esther para reducir la huella de carbono o nuestras guías para ser un viajero socialmente responsable pueden ayudarte en esta tarea.

 

3. ¿Cómo puedo prepararme si hablamos de dinero?

financiación en tu año sabático

Fuente: Fabian Blank

Tomarte una año libre tiene sin duda ciertos costes y para muchas personas, el dinero es un factor decisivo para ir o no. Según Gilles Etienne, director del departamento financiero de Cyrus Conseil: “Cuanto más tiempo libre tengas, más vas a gastar”.

Algunos blogueros recomiendan ir ahorrando un 20% de lo que ganas durante 4 años para tener el suficiente dinero para pasar ese período de voluntariado. Puedes encontrar muchas recomendaciones en distintos blogs para ahorrar y poder permitírtelo. Personalmente, me gustan los consejos creativos que dan en Gooverseas.

Realmente, viajar no es una oportunidad, es una elección. Y el presupuesto que vayas a tener depende de ti: hay tantas posibilidades como viajeros. ¡No tienes que haber ganado la lotería para tomarte un año sabático!

Mi consejo: Es verdad que viajar no es gratis, pero hay muchas maneras de ahorrar dinero, sobre todo en transporte y hospedaje, que suele ser lo más caro generalmente. De hecho, la economía colaborativa está creciendo cada vez más y ofrece muchas soluciones a este respecto.

 

4. Si ya tengo algo ahorrado, ¿qué puedo hacer?

buscar trabajo en tu año sabáticoFuente: Patrick Tomasso

Aunque no hayas previsto ahorrar, también puedes irte fuera y trabajar en el extranjero. Cada vez es más común que la gente se vaya de voluntariado y les den de comer y un sitio para dormir a cambio de su ayuda o trabajo.

Puedes hacerlo en una granja ecológica a través de Woofing. También puedes elegir cualquier sitio al que te apetezca e ir como voluntario para desarrollar nuevas capacidades, de manera que puedas cambiar de trabajo o apoyar alguna causa que realmente te importe. El volutariado se está conviertiendo más y más popular, pero tienes que tener cuidado porque algunos proyectos no son del todo éticos. Hay una cierta cantidad de factores que tienes que tener en cuenta antes de apuntarte a algo así.

Según Sophie, del blog Myonotes, “Este tipo de voluntariado me ha permitido tener a mi disposición una cama y comida a cambio de algunas horas de trabajo, lo que ha hecho que no gaste tanto dinero. Así pude quedarme una temporada algo más larga”. También puedes buscarte un trabajo en el extranjero. Muchos restaurante y hoteles buscan gente de fuera y fácilmente puedes encontrar un trabajo de camarero o recepcionista. Algunas webs como Expat-Jobs o Expat-Carreers pueden serte de mucha utilidad. Hay otras muchas páginas web dependiendo del país en el que vivas.

Mi consejo: Tanto encontrar un trabajo como hacer voluntariado es una manera estupenda de conocer gente local, quienes son siempre las personas más recomendables para conocer sitios que no se encuentran a simple vista. Te recomiendo que investigues en la web Workaway para encontrar trabajo fuera.

 

Para algunos de nosotros, un año sabático consiste en trabajar para vivir, pero a otras personas les da la oportunidad de tomarse algo de tiempo para comenzar de cero, personal o profesionalmente hablando. Si estás preparado para dar el salto y comenzar a viajar por el mundo, ¡averigua las actividades que ofrece la gente local de cada ciudad!

Fuente de la fotografía: Dino Reichmuth.

Comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *