Experiencias de Viaje

Sé un “slow traveler” y dedica a tus viajes el tiempo que se merecen

Sé un “slow traveler” y dedica a tus viajes el tiempo que se merecen
Rate this post

como ser un slow travelerCuántas veces en los últimos meses te has puesto de los nervios debido a que tu ordenador no funcionaba o a que estabas metido en un atasco por la mañana? Tengo que reconocer que, sobre todo cuando estoy cansada o un poco irritable, esta clase de “obstáculos” hacen que me desespere. Desgraciadamente, es algo muy común hoy en día: la sociedad siempre te dice que corras, que hagas todo en tu vida lo más rápido que puedas, para seguir sacando más trabajo adelante, que a lo mejor no es tan importante y podría esperar.

¿Te has parado a pensarlo? ¿Te has parado a pensar qué ocurriría si dejaras las cosas suceder un poco más naturalmente en vez de preocuparte tanto que acabas tus días con dolores de cabeza? Pues he de decirte que en lo que se refiere al mundo de los viajes, sí que hubo unas personas que pensaron en esto allá por los años 80, creando un concepto de viaje que le daba una vuelta al que estábamos acostumbrados. ¿Aún no sabes lo que el “slow travel”?

Como podrás adivinar por el nombre, se trata de tomarte tus viajes o excursiones de una manera relajada, sin prisas, con todo el tiempo que te apetezca para poder empaparte de la cultura y costumbres en las que quieres sumergirte, dando vueltas por los pueblos y ciudades haciendo nada en concreto y sin mirar el reloj. Sin duda, la mejor forma de viajar de todas.

La verdad es que no sabía mucho del slow travel hasta hace un tiempo, pero ahora que he hablado con personas que lo han experimentado, me he enamorado de esta práctica. He de confesar que mi siguiente viaje será el más tranquilo y relajado de todos los que he hecho.

 

Así que aquí está por lo tanto, mi lista definitiva de 8 consejos sobre cómo ser un “slow traveler” y realmente disfrutar el placer de viajar.

 

1. Quédate en tu destino algo más de tiempo que la media de los turistas. Si sabes que el sitio al que vas se puede visitar en una semana, reorganiza tus planes y quédate dos o tres. Si sólo puedes estar unos pocos días, te recomiendo que te centres en visitar un par de sitios y que no salgas del país en cuestión. Los aviones o largos viajes en carretera te quitarán mucho tiempo, ¡que ya sabes que es un tesoro!

 

2. Intenta no hacer las tradicionales rutas turísticas (o sightseeing). Seguro que es lo primero en lo que piensas cuando sabes que vas a hacer un viaje: “Tengo que visitar este monumento, este edificio, aquella estatua famosa…”. Todo hemos pasado por eso, pero el slow travel te permitirá tirar a la basura esas tontas “check lists” y disfrutar de pasar unos cuantos días sin tus habituales prisas.

No hay nada mejor que descubrir una gran cantidad de sitios desconocidos (aquellos que no encuentras en las guías de viajes), porque ahora sí que tienes el tiempo para hacerlo.

 

3. Haz amigos nuevos y que sean locales. Sobre todo si viajas a un país que tenga una cultura totalmente distinta a la tuya y necesitas alguien que te guíe. La mejor forma de conocer el sitio que visites es sentirte cómodo/a en él de la mano de gente que pueda enseñarte los rincones más secretos.

Quedarte varias semanas en un solo sitio te ayudará a crear fuertes lazos y amistades. Puedes incluso comprarte un teléfono SIM, que son realmente baratos, y podrás comunicarte con todo el mundo mucho más fácilmente. Esto se está volviendo interesante, ¿verdad?

slow travel con amigosSource: Mike Erskine

4. Cuando tengas las oportunidad de quedarte en un mismo sitio durante un tiempo considerable, intenta pasar el máximo tiempo posible con viajeros que hayan ido en el mismo plan que tú. Es fácil conocerlos en los aeropuertos o en la misma ciudad en la que te alojas. Simplemente sal y habla con la gente. Recuerda: esta forma de viajar seguro te inculcará una especie de “alma hippie”, así que asegúrate de que tienes la mente lo suficientemente abierta como para aceptar cualquier estilo de vida con el que te encuentres.

Otros viajeros como tú pueden acompañarte por el camino y compartir contigo experiencias y pensamientos más interesantes de lo que imaginas, sobre todo pasando tanto tiempo juntos. Los viajes largos te dan el tiempo necesario para construir amistades duraderas, que no separa ninguna frontera.

 

5. Si hablamos de sitios en los que alojarse, independientemente de que sea un hotel, hostel o un camping, los dueños deben ser locales, ya que podrán ofrecerte determinadas experiencias y planes que sin duda iluminarán tus jornadas, con un impacto muy bajo en el medioambiente. Incluso la comida será más sana, ya que suelen trabajar con productos frescos de la zona.

Ya que no solo vas a quedarte un par de días, sino que a lo mejor estás casi estableciendo allí una nueva vida, haz que te enseñen todos los pequeños consejos que puedan. ¡Ya sabes que el saber no ocupa lugar!

slow travel alojamientoSource: Kalegin Michail

6. Hablando del medioambiente, una de las cosas que siempre has de recordar es que un slow traveler es el mejor amigo de la naturaleza y la sostenibilidad. Cuando llegue a tu destino, comienza a preguntarte qué es lo que puedes hacer para mejorar la vida de las personas que viven allí todo el año. Uno de los principales objetivos de llevar este estilo de vida es dejar la comunidad que buenamente te recibe mejor de lo que la encontraste.

Así que viaja de un sitio a otro en transporte eco-friendly como bicicletas, botes o ve andando! Disfruta visitando los mercados o comercios locales y toma autobuses públicos, de forma que te conviertas en un viajero 100% ecológico. Cuanto más impacto tengas sobre la economía local, más aprenderás sobre la cultura que te está acogiendo. Conviértete en uno de ellos! 

slow travel ecológicoSource: Viktor Kern

 

7. Prueba la comida local tanto como puedas. No sé si tú haces lo mismo, pero en lo que se refiere a las comidas, soy la persona que más rápido come de todo el mundo, levantándome rápido de la mesa para ponerme a hacer otras cosas. Así que eres como yo, cuando practiques el slow travel, ¡esto no lo hagas! Una de las cosas más interesantes para hacer cuando quieres camuflarte con tu entorno es acercarte al restaurante, bar o cantina que tengas más a mano y pedir el plato más raro de la carta.

Y si tienes la oportunidad, ponte a hablar con los dueños del sitio o incluso con los camareros. No te puedes imaginar la cantidad de cosas que pueden enseñarte hasta que te sumerges en una intensa conversación con ellos. 

slow travel comida localSource: Lan Pham

 

8. No abandones. Seguro que también tendrás días malos. No te estás embarcando en un viaje de un par de días sin más. A veces será duro: a lo mejor estar solo/a por tu cuenta, o hará frío, o echarás de menos a tus amigos y familia. Pero, ¿sabes qué? Todo esto valdrá la pena porque aprenderás un montón de cosas increíbles, conocerás gente maravillosa y te darás cuenta de que realmente puedes hacer todo lo que te propongas.

Todo esto será suficiente para que te plantees comenzar a viajar de esta manera y vivir aventuras fantásticas en sitios totalmente desconocidos para ti. 

 

Como conclusión, lo que pienso después de haber investigado tanto es que el slow travel es sin duda un estilo de vida que hace que tus pensamientos y reflexiones tomen otra perspectiva debido a todo lo que vas viviendo mientras viajas.
Se trata sobre todo de fundirse con el entorno, tener la mente muy abierta y estar preparado para ayudar a la gente de la misma forma que ellos te ayudarán a ti.

Source: Mantas Hesthaven.

Comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *