Experiencias de Viaje

¿Por qué las catástrofes nos hacen más humanos?

¿Por qué las catástrofes nos hacen más humanos?
Rate this post

las catástrofes nos hacen más humanos
Últimamente he notado que, con todo lo que está pasando en el mundo, la gente se está tomando algo más de tiempo para reflexionar y tomarse un respiro.

Para ser honesta, no creo que esto sea algo que hagamos a menudo, sobre todo cuando las cosas nos van bien en la vida. Cuando lo pienso más detenidamente, no es tan difícil darse cuenta de que comenzamos a ser más “humanos” y a preocuparnos más por los demás cuando ocurre alguna desgracia o catástrofe. Soy consciente de que es bastante triste afirmar una cosa así, pero todos podemos verlo con nuestros propios ojos.

Sé que este tema se sale un poco de lo común de lo que solemos hablar en el blog, pero me parece un tema importante estando como están las cosas en todo el mundo, mires hacia donde mires.

Así que la pregunta aquí es: ¿por qué los desastres nos hacen más humanos? ¿Qué nos ocurre cuando un suceso desgraciado llega de repente y arruina la vida de cientos de personas? Sin importar si es un desastre natural o de cualquier otra naturaleza. ¿Por qué las catástrofes nos hacen más humanos?

 

 

La explicación que nos da la ciencia

 

La mayoría de las cosas que les pasan a los humanos tienen una explicación científica. Aunque personalmente no comulgo con eso al 100%, sí que quiero acercarme a los dos lados de la historia para dar una respuesta lo más “justa” posible.

Se sabe que las situaciones de crisis y estrés pueden llevar a la gente a actuar de forma más positiva debido que, simplemente, debemos sobrevivir como especie. Cuando algo malo le ocurre a la gente que nos rodea, la conozcamos o no, nos volvemos más cooperativos y amables, y tenemos mayor capacidad de reaccionar que en otras situaciones en que no existe tal estrés.

Este tipo de comportamiento también puede ser explicado debido a que biológicamente, los humanos necesitan estar socialmente conectados. Esto significa que cuando una catástrofe de cualquier tipo golpea a nuestra puerta, estar los unos al lado de los otros para ofrecer ayuda, hace que nos sintamos instantáneamente menos vulnerables y recuperemos un poco del control perdido.

 

 

¿Y si todo se basa en la compasión?

 por qué somos más compasivos en los desastresAlexandr Podvalny

Esto es en lo que, personalmente, yo más creo: la bondad humana. Esta es la respuesta a nuestra pregunta. Aunque reaccionar de forma positiva hacia los demás sí que puede ser una respuesta de nuestro cerebro, cuando vemos que nuestros “vecinos” sufren, realmente nos preguntamos: ¿Cómo me sentiría yo si esto me pasara a mí?

En estos casos, realmente desarrollamos una gran empatía por los demás, incluso si no los conocemos en absoluto, porque nos ponemos en el lugar del que sufre. En ese momento es cuando te das cuenta de lo mismo te podría pasar a ti, y que también te gustaría estar rodeado de gente que te apoya. Se trata de que nuestros corazones están conectados a través del amor y la compasión, que para mí es la mejor cualidad que puede tener un ser humano.

 

 

Entonces, ¿por qué “necesitamos” una catástrofe para darnos cuenta de lo que de verdad importa?

 

Creo que esta es una pregunta que tiene mucho significado, sobre todo hoy en día. Para mí, sin ninguna duda, la respuesta es el tiempo. Tan simple como eso. “No tenemos” el tiempo necesario para pararnos a pensar sobre lo que verdaderamente importa. Nuestras rutinas diarias, el estrés, el trabajo, nuestros problemas… están dejándonos ciegos.

Intenta responder a esta pregunta lo más rápido que puedas. ¿Qué es lo que más te importa en tu vida? Y ahora, ¿qué es aquello a lo que le dedicas más tiempo día a día?

Estoy segura de que ambas respuestas no van a coincidir. ¿Es eso lógico acaso? ¿Por qué tenemos horas y horas para estudiar o trabajar y no dedicamos siquiera cinco minutos a decirles a nuestros seres queridos lo mucho que los queremos?

Las catástrofes sacan lo mejor de nosotros porque nos hacen darnos cuenta de las cosas más valiosas que tenemos en la vida pueden desaparecer en un abrir y cerrar de ojos, tanto para ti como para la gente que tienes cerca.

 

 

Las pequeñas victorias son las que cuentan

 

Por eso, y porque sabemos que hay mucha gente que realmente se preocupa y se ocupa de que el mundo sea un sitio mejor en el que vivir, te dejo una lista de proyectos que demuestran que pasito a pasito, todo puede mejorar:

Integrando a refugiados y gente local en Alemania: Kitchen on the Run.

Ayudando a las mujeres de Colombia a tener un futuro mejor: ASOMUJER.

Desarrollando la educación de niños y jóvenes en Madagascar: Bel Avenir.

Ayudando a niños en situaciones de exclusión a mejorar día a día en Bolivia: Casa de la Alegría.

Proporcinando bienes básicos a la población en todo el mundo: HAMAP Humanitaire.

Luchando por proteger el Amazonas en América Latina: Zéro Deforéstation.

Dando una educación básica a los más pequeños en Camboya: École du Bayon.

 

Ayudando a los demás en sus momentos más bajos, puedes llegar a crear una relación muy estrecha con alguien a quien no conocías, ofrecer cobijo a quien lo necesite o simplemente estar ahí para escuchar… El sentimiento de recompensa que obtienes a cambio no se puede comparar con nada, así que no esperes a que ocurran cosas malas. Acércate a tus vecinos, habla con ellos y estrecha los lazos con la gente importante en tu vida. Te aseguro que vale la pena.

Foto: Kelly Searle

Comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *