“Begpacking”: mendigar como forma de financiar tus viajes

“Begpacking”: mendigar como forma de financiar tus viajes
Rate this post

begpacking en Asia
Como en todo en la vida, viajar tiene sus propias tendencias; cosas que se hacen en cierta manera porque algún viajero decidió hacer las cosas de otra manera y pensar de forma diferente.

Esto es exactamente lo que está ocurriendo con los estereotipos de los nuevos viajeros: el begpacker es un nuevo tipo de viajero que ha generado gran controversia por todo el mundo durante los últimos meses.

 

 

 ¿Qué es el “begpacking”?

Se trata de una nueva tendencia entre mochileros occidentales que mendigan en las calles para poder continuar viajando por algún tiempo extra. Esta tendencia está creciendo en el sureste asiático especialmente, en países como Tailandia, Malasia o Camboya -entre otros.

Lo habitual es encontrarlos tocando algún instrumento o vendiendo postales de fotos que han hecho a lo largo de sus viajes, y que tiene como objetivo financiar el recorrido entre Tailandia-Camboya-Laos-Vietnam-Malasia. 

Normalmente los encontrarás con carteles donde se pueden leer cosas como “I am traveling around Asia without money. Please support my trip”, y mensajes similares.

 

western travelers begpacking
Daily Mail

 

 

La controversia

Aunque en muchos casos los mochileros no están de hecho pidiendo (ya que la mayoría de ellos ofrecen música, joyería hecha a mano o algún tipo de bien específico en retorno), llevan a cabo estas prácticas en países donde un gran parte de la población está en situación de pobreza, de forma que ¿por qué debería un transeúnte darles dinero para viajar, cuando hay gente que necesita esa ayuda para comer?

Esta tendencia no tiene sentido para la comunidad de viajeros, y menos aún para los locales, que no ven esta práctica de forma muy ética, ya que se trata de una forma de falta de respeto hacia la gente que mendiga por necesidad, porque llevan semanas sin comer o porque no tienen dinero para llevar a sus hijos a la escuela. Y es que viajar es un lujo, no una necesidad.

 

Más allá, incluso si no es su intención, vendiendo postales, joyería o cualquier otro souvenir, están tomando parte en un negocio que, de otra forma, canalizaría beneficios hacia la economía local. Especialmente, los locales piensan que no está bien dar dinero a personas como los mochileros occidentales, que pueden fácilmente gastar en una semana viajando, lo que gana una familia local en un todo mes. 

Esta situación injusta puede incluso ser más molesta para los locales si uno toma en consideración que ellos mismos tienen prohibido mendigar, lo que significa que ellos no pueden tocar música en las calles o vender ningún pequeño regalo o pieza de joyería si fuera necesario -necesitan tener un permiso legal para desempeñar estas actividades. Y si no lo tienen, se pueden meter en serios problemas con las autoridades. Entonces ¿por qué los mochileros europeos pueden hacerlo? No parece haber ninguna explicación razonable para este tipo de distinción.

the issue around begpacking

Independent

 

Existen alternativas al “begpacking

De todos los testimonio que he leído, especialmente en redes sociales, una de las críticas principales que este tipo de viajeros recibe es que son “vagos”: ellos preferirían pasar varias horas sentados en la calle vendiendo cosas a los transeúntes antes que levantarse y trabajar correctamente.

 

En realidad, no importa qué edad tengas o cuánto tiempo vas a quedarte en un país dado; uno puede encontrar un trabajo en el extranjero con relativa facilidad -si quiere. Hay muchas páginas como Workway, Wwoofing o Working Nomads, entre muchas, muchas otras, que te darán la oportunidad de trabajar para conseguir algo de dinero mientras viajas por el mundo. Trabajar unas pocas horas al día es suficiente para hacerte vivir cómodamente (con el estilo de vida de backpacker, claro). De esta forma, tus viajes te costarán mucho menos y tendrás tus manos ocupadas por la mayor parte del tiempo.

 

 

Leyendo el fenómeno del “begpacking” desde un punto de vista diferente

Es fácil entender por qué críticos de todo tipo han inundado las redes sociales con esta cuestión. Pero tengo que decir que soy una de las que cree que no es bueno sacar conclusiones tan rápidamente. Todo el mundo tiene un pasado y unas circunstancias actuales específicas. 

Puede que vengas de un país del primer mundo, pero ¿quién tiene el derecho de juzgar las razones por las que estás vendiendo postales a un lado de la calle? Puede que hayas tenido problemas viajando por un país que no conoces lo más mínimo, te hayan robado o hayas sufrido una serie de gastos inesperados en tu vuelta a casa… ¿Quién sabe?

Todo lo que diré es que, aunque es cierto que el mochilero medio normalmente suele venir de una familia de clase media de un país rico, cada caso es diferente y tener tu mente libre de prejuicios te hará ver las cosas en la vida con mucha mayor perspectiva.

 

 

La cosa es que los “begpackers” parecen querer viajar de un país a otro gracias a la buena disposición de los viajeros, y críticos y preocupación no dejan de crecer en torno a este tema -especialmente cuando sabemos que hay muchas opciones para que los viajeros puedan acceder a dinero extra, como he mencionado.
En cualquier caso, depende de ti decidir cómo quieres posicionarte en relación con este tema. ¿Lo harías? ¿Crees que es una práctica irrespetuosa o la que gente está sobreactuando? ¡Cuéntanos qué te parece!

Comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *