Acogiendo a una familia de refugiados

Acogiendo a una familia de refugiados
Hace poco hablé del tema de los refugiados en el blog, pero creo que no importa cuántos artículos de este tipo podemos ver en Internet, nunca son suficientes...

... Suficientes para ayudar a la gente que ha tenido que escapar de sus países para salvar la vida. Sé que este tema es un poco distinto de lo que se suele ver en el blog, pero realmente quería concienciar a la gente que me lea sobre cuánto bien podemos hacer simplemente compartiendo un poco de lo que tenemos.

Han pasado seis años desde que comenzó el conflicto en Siria y más de 12 millones de personas han tenido que escapar de sus casas para intentar llevar una vida “normal”. Casi dos millones de estas personas son niños. Países como el Líbano, Irak, Turquía, Alemania o Italia han recibido a cientos de refugiados, siendo un verdadero alivio para aquellos que lo han perdido todo.

Diferentes organizaciones de caridad trabajan muy duro para darles un sitio donde vivir, apoyándose sobre todo en voluntarios que tienen una habitación libre, o incluso un sótano, y en otras personas que tienen casas libres y las ofrecen para que los refugiados, generalmente familias, pasen un par de meses, hasta que pueden trabajar legalmente o volverse a su país.

Así que las preguntas que me planteo son las siguientes: ¿Cómo es recibir a un refugiado en tu propia casa? ¿Es algo a lo que todos deberíamos estar más abiertos a hacer? ¿Cuáles son las opciones para ayudar acogiendo a una familia de refugiados? Vamos a averiguarlo juntos.



¿Cómo es la primera vez?

Los casos más comunes son aquellos en los que las familias en cuestión tuvieron que guardar lo que pudieron y salir corriendo. Es muy normal verlos llegar con todas sus pertenencias metidas en una pequeña bolsa. Toda tu vida resumida en una bolsa de plástico. Pero al menos ahora ya están a salvo y tienen un plato de comida enfrente, lo cual es un alivio en especial para las familias que tienen niños.

La primera vez que una familia llega a su casa de acogida no es fácil de llevar. Convengamos que estás recibiendo a una persona en tu casa que no conoces en absoluto, con una cultura distinta a la tuya, una historia difícil de asimilar y la duda de cómo todo va a resultar. Todos quieren que la estancia funcione a la perfección y lo bueno es que ambas partes suelen estar más que predispuestas a que así sea, cooperando mutuamente e incentivando la integración.



El choque cultural

cnn refugees.pngCNN

Los siguientes pasos se tratan de aprender, aprender de los otros y que ellos aprendan de ti. Los dueños de la casa suelen poner mucho esfuerzo en hacer que la timidez y las inseguridades desaparezcan para que todo el mundo se sienta cómodo con las rutinas diarias que a partir de ahora van a afrontar.

Sin embargo, no es del todo fácil, el choque cultural suele ser enorme. Los refugiados viven ahora en un país en el que no conocen a nadie, con un nuevo idioma (que hace que muchas veces se comuniquen de una manera muy pobre, por lo menos al principio), tienen que acostumbrarse a ciertas tareas diarias que nunca antes habían realizado, incluso la comida es distinta. y desafortunadamente, las miradas de algunas personas también suele ser algo con lo que tienen que lidiar y que no es muy agradable. Nunca es sencillo ser “el nuevo”, sobre todo cuando se mudan a un pueblo o ciudad pequeña en la que no hay muchos extranjeros.

Lo que está claro es que la integración ha de venir de ambos lados: ellos han de aprender cómo funcionan las cosas en el país nuevo, las costumbres, tradiciones, el idioma… Pero también es fundamental para los anfitriones sumergirse en la rica cultura de la que provienen los refugiados, preguntarles sobre sus vidas, estar abiertos a escuchar lo que tienen que contar y motivarlos a hacer una mezcla de ambas culturas en casa. Sin duda, esta es la mejor manera de llevar una casa en la que hay nuevos miembros en la familia :)

Y por esto es precisamente por lo que surgen algunos proyectos extraordinarios para dar una mano a los refugiados… como la idea surgida en Alemania de Kitchen on the Run, este es básicamente un gran camión en el que refugiados y gente local se juntan para cocinar y aprender sobre ambas culturas. Este camión se desplaza de un pueblo a otro creando lazos entre la gente que acude desde los países más diversos.



¿Cómo es acoger a un refugiado?

La gente que acoge a un refugiado sabe de antemano que deben tener la mente muy abierta y ser pacientes. Ellos no saben en absoluto lo que es vivir una situación semejante, así como todas las cosas que han tenido que pasar para llegar a donde están ahora. Hay que tener claro que no se recibe a una persona que está de visita, se recibe a alguien que necesita un gran apoyo y contención, sentirse a salvo en casa.

 

1-1-1200x800-min.jpgAirbnb citizen

 

Aquí es donde hay que hacer un gran esfuerzo para conectar con ellos, al menos al principio. Ponerse en el lugar del otro, entender cuán solos han de sentirse, sin siquiera poder contactar con sus seres queridos. Sobre todo cuando la mayoría tenía hace tan solo unas semanas una vida establecida en su país de origen, tenía su carrera, su trabajo, su comunidad… Y de repente, nada.

Las diferencias culturales y el hecho de que los refugiados no suelen ser muy abiertos, dado que intentan poco a poco adaptarse a las nuevas normas, pueden ser un obstáculo al principio. Seguramente no conozcan las reglas para reciclar la basura en casa y confundan los cestos de basura, que te digan a todo que sí porque es lo más correcto en su país o incluso que ni siquiera establezcan contacto visual porque en su cultura es una falta de respeto. Todo tipo de detalles culturales te puedes encontrar en este tipo de situaciones nuevas.



¿Cómo ayudar?

Si quieres empezar a ser activo, Airbnb Open Homes actúa de manera global para ofrecer estancia a los refugiados. Solo tienes que registrarte si tienes la intención de ayudar, especificar qué fechas tienes disponibles y ellos elegirán a alguien perfecto a quien acoger temporalmente.

En Room for Refugees puedes hacer lo mismo, solo que actúan únicamente en Europa. Creo que estas webs son un punto de partida genial y además te permiten donar e incluso interactuar con la gente que ya lo ha hecho.



Lo mejor de vivir este tipo de experiencias, en mi opinión, es que no solamente lo hacen por compasión, sin esperar nada a cambio, sino que acabas ganando mucho más de lo que esperabas. El día a día a lo mejor se complica a veces, pero sin duda tendrá su recompensa. La clave es ser tolerantes, por las dos partes, y tener la voluntad de convertirse en una verdadera familia. Porque eso es lo que recibes al final, una nueva familia, amigos para siempre que estarán agradecidos eternamente por ofrecerles mucho más que una casa.  

Unete a U2GUIDE

Foto principal: MB Herald.

... You may love reading it !

Tagged Experiences, Philanthropy